En este momento estás viendo Una primavera con menos irritación y alergias

Una primavera con menos irritación y alergias

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:12 minutos de lectura

Cada estación tiene sus particularidades, la primavera significa flores y árboles florecientes pero si eres una de los millones de personas que tienen alergias estacionales, también implica estornudos, congestión, moqueo y otros síntomas molestos.

Es un error pensar que las alergias solo afectan en primavera, ya que existen multitud de alérgenos que pueden causar reacciones alérgicas en cualquier momento del año. De hecho, algunos de ellos se encuentran incluso en nuestros propios hogares como los ácaros, los hongos y el pelo de los animales, provocando que la alergia sea casi permanente.

Pero…¿Qué es la alergia?
Se trata de una hiperrespuesta del sistema inmunitario cuando nos exponemos a ciertas sustancias.

Los tipos de alergias más frecuentes en esta época son las respiratorias y cutáneas.

La llegada de la primavera, en Uruguay es muy especial, puntualmente para quienes viven en algunas zonas de Montevideo, donde hay que convivir con los (no) queridos “Plátanos”.
Quienes lo padecen lo saben: la primavera está llegando. Es imposible hacer de cuenta que no empezará a poblar todos los rincones de la calle, a caer sobre el pelo, a meterse por la nariz, quedar pegado en la ropa, a obstruir los canales respiratorios, a ser una pesadilla que llega cada año.
La llamada ‘pelusa’, es el fruto volador de los plátanos que contiene la semilla y se desprende del árbol por la acción del viento, sobre todo en primavera y en otoño.

No solo los plátanos se llevan toda la culpa, ya que si la primavera es muy ventosa, todo el polen de muchas plantas estará en el aire. Además, comienzan a tener  más presencia los “bichitos” polinizadores que pueden generar reacciones en la piel o síntomas muy severos en el caso de una picadura.

Señales de alerta en la piel

  • La piel sensible está más seca y/o descamada.
  • Desarrolla prurito (picor e irritación que hace que sea necesario rascarnos más).
  • Puede aparecer también eritema (enrojecimiento e inflamación de la piel por un aumento de la vasodilatación), así como dermatitis de contacto, etc.

Especialmente se da en las zonas expuestas (cara, cuello, escote, manos, brazos, piernas). En los últimos años, debido a los bruscos cambios de temperatura provocados por el cambio climático, han aumentado las personas que desarrollan estos problemas con la llegada de la primavera. 
Los síntomas pueden aparecer cuando el polen (dermatitis de contacto) se posa en la piel, cuando nos sentamos en el pasto o cuando nos exponemos al sol sin protección. 

¿Cómo debemos actuar?

La clave está en saber qué podemos hacer para reducir esa reactividad y tratar las pieles delicadas en esta estación.

Desde Da Naturaleza te recomendamos utilizar cremas hipoalergénicas que ayuden a calmar la piel de picazón, irritación o rojeces. Si no tienen perfumes ni alcoholes, mucho mejor.

Emplear cremas hidratantes (incluso varias veces al día) que ayuden a reparar la barrera hidrolipídica de la piel y así estar protegidos de cualquier agresión exterior. Son ideales aquellas con ingredientes como los azúcares o el ácido hialurónico, que ayudan a retener la mayor cantidad de agua en la piel.

Usar, siempre que se vayas a estar en el exterior, cremas con un fotoprotector solar con pantalla total.

Elegir tejidos naturales como el algodón, la seda o el lino, ya que absorben el sudor y son los que menos reacciones alérgicas producen en la piel.

Evitar ponerte bajo árboles que desprendan polen y siempre ducharte al llegar a casa para eliminar del cuerpo cualquier tipo de polen que se haya podido quedar adherido a la piel.

Como tip extra, evita meterte a la cama con el cabello sin lavar o con alguna prenda que haya estado al aire libre. De esta manera no llevarás los ácaros o el polen contigo.

Por supuesto, siempre remarcamos la importancia de una visita al dermatólogo si los síntomas se agravan a pesar de tomar medidas para prevenir o minimizar los síntomas.

Claves para sobrevivir a las alergias “primaverales”
Para nosotros los 3 pilares más importantes son:

Prevención. Es muy complicado protegerse totalmente de los alérgenos, ya que esto supondría prácticamente no salir de casa. Lo que sí resulta útil es conocer los meses de mayor polinización para intentar adaptar los planes teniéndolo en cuenta. Además, no hay que olvidar ponerse lentes de sol después de un día de lluvia porque puede originarse una mayor polinización. También, se ha vuelto un gran aliado el tapabocas.

Tratamiento. Una vez diagnosticada la alergia, es importante mantener los tratamientos preventivos y sintomáticos. En caso necesario, también hay que tener disponible la terapia de rescate.

Inmunización. El pilar de la alergología es la inmunoterapia, intentar eliminar la hipersensibilidad.

En Da Naturaleza hicimos una selección especial para decirle “¡Chau, Alergias!” que va a encantar

¿Te gustaría compartirlo?

Deja una respuesta