¿Por qué el Día Mundial de la Tierra se celebra el 22 de abril?

  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

Este sábado, y al igual que cada 22 de abril, se celebra el Día Mundial de la Madre Tierra. Es una fecha marcada en los calendarios por las Naciones Unidas con el objetivo de concientizar a la humanidad sobre los problemas de la superpoblación, la contaminación y la importancia de la conservación de la biodiversidad. Además, durante esta jornada se alienta a todas las entidades en el plano nacional  e internacional a convocar y organizar actividades relacionadas con el cuidado y mantenimiento de la naturaleza.

El origen de esta celebración no es reciente, ya que los primeros antecedentes se encuentran en la década de los 60. Además, al contrario que sus efemérides vecinas, como el Día del Agua o el Día de los Bosques, cuyo origen procede de conferencias pacíficas, el Día Mundial de la Tierra nace de una protesta masiva de estudiantes y varias movilizaciones.

EL ORIGEN DEL DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA

El primer antecedente de este día  se remonta al año 1968, cuando el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos junto al profesor Morton Hilbert, organizaron el Simposio de Ecología Humana, es decir, una conferencia medioambiental para que estudiantes de todo el país pudiesen escuchar a científicos y expertos en medio ambiente hablando sobre los efectos del deterioro de la biodiversidad en la salud humana. El éxito de esta asamblea fue tal que Hilbert y ciertas comunidades de estudiantes dedicaron los siguientes dos años al desarrollo del planteamiento de un primer Día de la Tierra.

Paralelamente, entre 1968 y 1970 surgieron además otras iniciativas encaminadas hacia el mismo objetivo. Una de ellas fue el evento educativo Proyecto para la Supervivencia, el cual consistió en una serie de jornadas de concientización masivas organizadas la semana del 23 enero de 1970 en la Universidad Northwestern, en Illinois.

Fue también en aquellos años que el activista y político Ralph Nader comenzó a hablar públicamente sobre la importancia de la ecología y del cuidado del medio ambiente.

Así, el 22 de abril de 1970, tiene lugar la primera de muchas manifestaciones a favor de la causa. En este caso es promovida por el senador y activista estadounidense Gayrold Nelson que, a su vez, proponía la creación de una agencia ambiental ocupada únicamente del problema de sostenibilidad y naturaleza. La movilización fue un completo éxito, ya que contó con la participación de más de 2.000 universidades10.000 escuelas de primaria y secundaria, así como centenares de comunidades diferentes.

La amplia presión social tuvo los resultados deseados y, en ese mismo año, el Gobierno de Estados Unidos creó la Agencia de Protección Ambiental (EPA) junto a una primera serie de leyes para la defensa del medio ambiente. Asimismo, en 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre medio ambiente en Estocolmo, a la cual se apodó “La Cumbre de la Tierra en Estocolmo”.

Sin embargo, no fue hasta 2009 que las Naciones Unidas proclamaron la fecha como efeméride oficial, a pesar de llevarse años celebrando. A partir de este año, el 22 de abril aparece de forma obligatoria marcado en las agendas de todos los países a nivel mundial como un día de reivindicación de la naturaleza, el medio ambiente y la biodiversidad.

LA ELECCIÓN DEL 22 DE ABRIL

La elección del día 22 de abril como fecha de celebración de la manifestación y, por lo tanto, de la efeméride, no es casualidad. El senador Nelson escogió ese día de forma premeditada, con el objetivo de conseguir la máxima asistencia de profesores y comunidades de estudiantes. De esta forma, asumió que la semana del 19 al 26 de abril sería la mejor opción, ya que no coincidía con ningún periodo de exámenes ni de vacaciones. A mayores, escogió el 22 de abril conscientemente de que era una fecha que quedaba libre de compromisos religiosos, como la Pascua o el Pesaj. El clima también se tuvo en cuenta, pues al ser un momento bien entrado en primavera, las posibilidades de contar con un día soleado eran mayores.

DÍA DE LA TIERRA 2023

Este año 2023, el Día de la Tierra parte con el lema “Invertir en nuestro planeta”. Con ello, las Naciones Unidas intentan implicar, no solo a gobiernos y empresas, sino a todos los ciudadanos en el trabajo por la defensa, cuidado y protección del medio ambiente. El objetivo será conseguir un esfuerzo colectivo que permita conservar un planeta verde para las futuras generaciones. Este punto, recuerdan los expertos, solo será alcanzable con el cumplimiento de unas políticas respetuosas y unas prácticas medioambientales que se encuentren en sintonía con el planeta.

URUGUAY Y EL DÍA DE LA TIERRA 

Uruguay adhirió desde un primer momento a la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (Unccd) y al Mecanismo Mundial de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha Contra la Desertificación, tendiente a determinar el grado de degradación de la tierra a nivel global, y asumió el compromiso de implementar un Programa de Establecimiento de Metas voluntarias de Neutralidad en la Degradación de la Tierra al 2030. 

Entre 2018 y 2022, nuestro país desarrolló un proceso para establecer sus Metas Nacionales y medidas asociadas, a través de un proceso participativo que involucró el trabajo, junto al Ministerio de Ambiente, de otros ministerios y sociedad civil organizada. 

Se acordaron un conjunto de 12 metas integradas en las siguientes áreas: Monitoreo, planificación y ordenamiento del uso de la tierra en el medio rural; Producción agropecuaria sostenible; Conservación y restauración de ecosistemas y hábitats.

Algunas de ellas, proyectadas al año 2025 o 2030 son:

  • Para 2030 se cuenta con un mecanismo de monitoreo consolidado de los cambios en el uso de la tierra.
  • Para 2030 se cuenta con nueve planes de gestión integrados de recursos hídricos con enfoque de Neutralidad en la Degradación de Tierras. 
  • Para 2030, el área ocupada por sistemas agropecuarios con bases agroecológicas o en transición agroecológica aumenta respecto a la situación actual.
  • Para 2025, la totalidad de la superficie forestada con autorización ambiental, cumple lineamientos que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos.
  • Para 2030, el uso de plaguicidas en la producción agropecuaria disminuye su intensidad respecto a la situación actual.
  • Para 2030, se habrá mantenido el área de bosque nativo o presenta un incremento en un 5% según medios de implementación.

Las metas voluntarias establecidas muestran las prioridades a nivel nacional en la temática Degradación Neutral de Tierras. Estas metas se trabajarán en sinergia con las metas que se desarrollen en el marco del Convenio de Diversidad Biológica y la Convención de Cambio Climático. 

 

Fuente: National Geographic

¿Te gustaría compartirlo?