ODS…¿te suenan?

ODS…¿te suenan?

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

¿Qué son?
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como Objetivos Mundiales, se adoptaron por todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, en 2015 como un llamado universal para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para 2030.

Los 17 ODS reconocen que las intervenciones en un área afectarán los resultados de otras y que el desarrollo debe equilibrar la sostenibilidad medio ambiental, económica y social.

Siguiendo la promesa de no dejar a nadie atrás, los países se han comprometido a acelerar el progreso para aquellos más atrasados. Es por esto que los ODS han sido diseñados para traer al mundo varios “ceros” que cambien la vida, lo que incluye pobreza cero, hambre cero, SIDA cero y discriminación cero contra las mujeres y niñas.

Todo el mundo es necesario para alcanzar estos ambiciosos objetivos. Se necesita la creatividad, el conocimiento, la tecnología y los recursos financieros de toda la sociedad para conseguirlos en cada contexto.

¿Desde cuándo existen?

Se gestaron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro en 2012.

¿Con qué propósito?

El propósito era crear un conjunto de objetivos mundiales relacionados con los desafíos ambientales, políticos y económicos con que se enfrenta nuestro mundo.

Los ODS sustituyen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con los que se emprendió en 2000 una iniciativa mundial para abordar la indignidad de la pobreza. Los ODM eran objetivos medibles acordados universalmente para hacer frente a la pobreza extrema y el hambre, prevenir las enfermedades mortales y ampliar la enseñanza primaria a todos los niños, entre otras prioridades del desarrollo.

El legado y los logros de los ODM nos han brindado lecciones y experiencias valiosas para comenzar a trabajar en pos de los nuevos Objetivos. No obstante, para millones de personas de todo el mundo, la labor no ha concluido. Debemos hacer un último esfuerzo para poner fin al hambre, lograr la plena igualdad de género, mejorar los servicios de salud y hacer que todos los niños y niñas sigan cursando estudios después de la enseñanza primaria. Los ODS también son un llamado urgente para que el mundo haga la transición a una senda más sostenible.

Constituyen un compromiso audaz para finalizar lo que hemos iniciado y abordar los problemas más urgentes a los que hoy se enfrenta el mundo.

Los 17 Objetivos están interrelacionados, lo que significa que el éxito de uno afecta el de otros. Es una oportunidad sin igual en beneficio de la vida de las generaciones futuras, reafirman nuestro compromiso internacional de poner fin a la pobreza de forma permanente en todas partes. Son ambiciosos, pues su meta es que nadie quede atrás y lo más importante es que nos invitan a todos a crear un planeta más sostenible, seguro y próspero para la humanidad.

Datos clave de los ODS:

  • Más de 1.000 millones de personas han salido de la pobreza extrema (desde 1990).
  • La mortalidad infantil se ha reducido en más de la mitad (desde 1990).
  • El número de niños que no asisten a la escuela ha disminuido en más de la mitad (desde 1990).
  • Las infecciones por el VIH/SIDA se han reducido en casi el 40% (desde 2000).


¿Qué podemos hacer para sumar nuestro granito de arena?

Los objetivos mundiales son una tarea de todas las personas y necesitamos cooperación, el cambio empieza en cada uno de los seres humanos. En Da Naturaleza estamos totalmente comprometidos con ellos, y trabajamos mucho para lograrlos.
Por ejemplo buscamos que nuestros proveedores tengan una producción y consumo responsable (punto 12). También hemos realizado alianzas para lograr los objetivos (punto 17), y ni que hablar que la igualdad de género, es uno de los puntos más fuertes en nuestro día a día.
Hay cosas facilísimas que podemos sumar en nuestras rutinas, como por ejemplo:
– Aplicar las 7 R siempre que sea posible, como filosofía de vida. (Si no las conocés te lo contamos AQUÍ)
– Ahorrar electricidad desenchufando todos los electrodomésticos que no estemos utilizando, incluso la pc.
– Apagar las luces que no sea necesario tener prendidas.
– Dejar de utilizar las facturas en papel, solicitarlas al mail o App.
– Participar de iniciativas que no dañen a las personas ni al planeta, y alentar a los demás a hacerlo también.
-Comprar y consumir productos de empresas que sepamos que tienen prácticas sostenibles y amigables con el medio ambiente.
– Podés apoyar los negocios locales, de tu zona, contribuyendo a aquellos que no tienen que transportar su mercadería y de esta forma son más respetuosos con el medio ambiente.
– Cuida tu huella de carbono y emisiones usando menos bus / auto y más bicicleta (¡o caminar!)
– También podés probar secar la ropa al aire libre en el caso que tengas la posibilidad, y evitar prender electrodomésticos eléctricos.
– Tomar duchas cortas también es una gran solución, gastás menos agua y evitás tener el calefón mucho tiempo prendido.
– Utilizá los restos orgánicos de tus alimentos como abono, y evitá los fertilizantes químicos.
– Utilizá tu propia bolsa de tela para hacer los mandados.
– Comprá productos de segunda mano, los second hand son muy buenas opciones, o los grupos de trueques.

Estas son algunas de las opciones , pero sabemos que exitsen muchas más.

¡Contanos las que vos realizás! 

 

Nos leemos pronto 🙂

Deja una respuesta