Día Mundial del Medio Ambiente 2023: hagamos la diferencia.

  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

¡Celebremos el Día Mundial del Medio Ambiente 2023 y hagamos la diferencia!

Cada 5 de junio, personas de todo el mundo se unen para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente, una ocasión especial que nos invita a reflexionar sobre la importancia de cuidar nuestro entorno y promover un desarrollo sostenible. En el año 2023, esta celebración adquiere una relevancia aún mayor, ya que enfrentamos desafíos urgentes que requieren de nuestra acción colectiva.

Este año marca el 50 aniversario del Día Mundial del Medio Ambiente, día establecido por primera vez por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972. En los últimos 50 años, este día internacional ha llegado a convertirse en una de las plataformas mundiales con mayor alcance a favor de las causas ambientales. 

Côte d’Ivoire será el país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente 2023 el próximo 5 de junio. El tema de este día internacional es la contaminación por plásticos.

En el Día Mundial del Medio Ambiente 2023, tenemos la oportunidad de marcar la diferencia, y nos recuerda que toda acción que tome la ciudadanía contra la contaminación por plásticos suma al movimiento mundial. Estas acciones ciudadanas impulsan a gobiernos y empresas a implementar medidas concretas frente a la contaminación plástica.

Es hora de acelerar la acción y la transición hacia una economía circular, es hora de lograr un mundo #SinContaminaciónPorPlásticos.

Si bien el plástico tiene muchos usos valiosos, nos hemos vuelto adictos a los productos de plástico de un solo uso, con graves consecuencias ambientales, sociales, económicas y para la salud.

En todo el mundo se compran un millón de botellas de plástico cada minuto, al tiempo que se utilizan hasta 5 billones de bolsas de plástico al año. La mitad de todo el plástico producido en el mundo está diseñado para ser desechado después de un solo uso.

Los plásticos, en particular los microplásticos, están omnipresentes en nuestro entorno natural. Se están convirtiendo en parte del registro fósil de la Tierra y un marcador formal del Antropoceno, nuestra era geológica actual. Incluso han dado su nombre a un nuevo hábitat microbiano marino llamado «plastisfera».

¿Sabías que desde la década de 1950 hasta la década de 1970, solo se produjo una pequeña cantidad de plástico y, por tanto, los desechos plásticos fueron relativamente controlables?
Sin embargo, entre los años 70 y 90, la generación de desechos plásticos se triplicó con creces, lo que refleja un aumento similar en la producción de plástico.
A principios de la década 2000-2010, la cantidad de desechos plásticos que generamos aumentó más en estos 10 años que en los 40 años inmediatamente anteriores.
Hoy en día, producimos alrededor de 400 millones de toneladas de desechos plásticos cada año.

Alrededor del 98% de los productos de plástico de un solo uso se fabrican a partir de combustibles fósiles vírgenes. Se pronostica que el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la producción, el uso y la eliminación de plásticos convencionales fabricados a partir de combustibles fósiles crecerá al 19% del presupuesto mundial de carbono para 2040.

Estos productos plásticos de un solo uso están en todas partes. Para muchas personas, estos plásticos ya forman parte de nuestras actividades diarias.

Se necesita una transformación integral que evite que los desechos plásticos invadan el medio ambiente.

Hemos visto numerosas acciones y medidas positivas, pero la cruda verdad es que todos debemos hacer mucho más y cortar de raíz la contaminación por plásticos.

Hay muchas cosas que puedes hacer a título personal: desde pedir a los restaurantes que visitas que dejen de dar pajitas de plástico, hasta llevar tu propia taza de café al trabajo o universidad y presionar a las autoridades locales para que mejoren la manera en que gestionan los desechos de tu ciudad. 

Inspírate de estas acciones que todos podemos tomar para lograr #MaresLimpios y un mundo #SinContaminaciónPorPlásticos:

Limpia una playa: Si vives cerca de la costa, únete a las jornadas de limpieza de playas en tu área. O lleva a tu familia a dar un paseo por la playa e inicia tu propia limpieza.

Limpia un río: Los ríos son vías directas de transporte de los desechos plásticos hacia los océanos. ¡Únete a una limpieza de ríos o toma la iniciativa de organizar una! El río se verá mejor y beneficiará a su ecosistema y a los océanos.

Compra sostenible: La próxima vez que salgas de compras, elige alimentos sin envases de plástico, lleva una bolsa reutilizable, compra productos locales y rellena los recipientes que ya tienes para reducir tus desechos de plástico y el impacto en el medio ambiente.

Prueba un estilo de vida de cero desechos: defiende la filosofía de cero desechos. Invierte en productos sostenibles y respetuosos con los océanos: tazas de café, botellas de agua y envolturas de alimentos, todos reutilizables.

Considera comprar alternativas sostenibles a las necesidades diarias: como cepillos de dientes de bambú, barras de shampoo y copas menstruales. Esto te ayudará a ahorrar dinero y salvar los océanos.

Viaja sostenible: durante las vacaciones, trata de controlar tu consumo de plásticos de un solo uso. Rechaza las botellitas desechables de los hoteles, llévate tu propia botella reutilizable para beber y utiliza cremas solares seguras para los arrecifes, que no tengan microplásticos.

Sé agente de cambio: pide a los supermercados, restaurantes y proveedores locales que se abstengan de utilizar envases de plástico, que rechacen los cubiertos y pajitas plásticos, y explícales por qué. Presiona a tus autoridades locales para que mejoren la manera en que gestionan los desechos.

Vístete sostenible: la industria de la moda produce el 20% de las aguas residuales mundiales y el 10% de las emisiones mundiales de carbono. Esta cantidad de contaminación sobrepasa la de todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados. El ‘fast-fashion’ ya pasó de moda. Procura comprar líneas de ropa sostenibles, prendas de segunda mano y, sobre todo, repara tu ropa en lugar de desecharla.

Elige productos de cuidado personal libres de plástico: los productos de cuidado personal son una fuente importante de microplásticos, los cuales arrojas a los océanos desde los desagües de tu baño. Busca alternativas sin plástico a tus limpiezas faciales, crema de día, maquillaje, desodorante, champú y demás productos diarios.

Nuestro planeta se ahoga en un mar de plástico. Puedes ver más información interactiva en este enlace.

Te invitamos a descargar HACIENDO CLICK AQUÍ la guía práctica por un planeta sin contaminación por plásticos (en PDF).

¿Te gustaría compartirlo?