En este momento estás viendo Cuidados de la piel con rosácea

Cuidados de la piel con rosácea

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

¡Hola!

Hoy te queremos contar algunos detalles sobre la rosácea.

La rosácea es un malestar común de la piel que suele comenzar por enrojecimiento de las mejillas, nariz, mentón o frente. En muchas personas el enrojecimiento puede detonarse por cambios de temperatura o algunos alimentos y bebidas.

También puede manifestarse por estrés y suele confundirse con el acné normal. Afecta principalmente a las personas de piel blanca y a partir de los 30 años. Es una enfermedad que se caracteriza por el enrojecimiento constante de la piel e incomodidad junto con erupciones.
Tanto hombres como mujeres pueden tener rosácea. Sin embargo, las mujeres son más propensas al padecimiento, mientras los hombres tienden a sufrirlo de forma más severa.

Es una enfermedad que no tiene una cura específica pero con la utilización de productos naturales se puede solucionar. Tanto para la rosácea como para tratar las pieles sensibles, hay tratamientos naturales que pueden mejorar la piel sin necesidad de utilizar fármacos.

A continuación te contamos cuales son:

Vinagre de manzana:
Una gran forma de tratar la rosácea es limpiar el rostro con una cucharada de vinagre de manzana diluido en agua y aplicarlo con un algodón limpio. Esto ayuda a mejorar los síntomas y equilibrar la piel.

Aceite de oliva:
El aceite de oliva es otro de los remedios naturales que existen, aplicarlo cada noche con los dedos sobre el rostro es una solución que logrará mejorar los síntomas y retardar su aparición. Aplica durante 3 o 4 minutos antes de dormir.

Manzanilla:
Otra opción natural y efectiva es la manzanilla. Es un gran desinflamante y puede prevenir y curar las infecciones y lesiones de la piel. Aplica limpiando la cara con la infusión compuesta por una cucharadita de flores de manzanilla y un par de vasos de agua. Puodés repetirlo varias veces a la semana.

Pepino:
El pepino es un ingrediente natural esencial para darle suavidad a la piel, refrescarla y gracias a eso es muy utilizado en mascarillas de belleza.
Solo tenés que colocar rodajas de pepino en el rostro durante 5 minutos y notarás la diferencia en la piel.

Dieta rica en vitaminas:
La alimentación también puede ser un tratamiento natural beneficioso. Para ello procura tener una dieta rica en vitamina B y C.
La vitamina B, presente en pescados, legumbres y cereales, ayuda a lograr una piel sana y fuerte. Mientras que la vitamina C, presente en los cítricos, ayuda a fortalecer el sistema inmune y a cicatrizar de forma más rápida.

Aloe vera:
La planta de aloe vera es una planta medicinal muy utilizada y también nos puede ser de gran ayuda para la rosácea y las pieles sensibles.
Para obtener sus beneficios necesitas utilizar la pulpa de una rama de aloe vera. Eso le dará alivio y desinflamará la piel, quitando la irritación y el enrojecimiento, ayudándonos también a limpiar nuestro rostro gracias a sus componentes.

Beber agua:
El agua es necesaria para el buen funcionamiento del organismo. Consumir al menos 2 litros de agua al día, ayuda al organismo, eliminando toxinas y humectando la piel.
Para mejorar la piel sensible y ayudar al cuerpo en general, el consumo adecuado de agua es fundamental.

Con estos consejos podrás mejorar la piel sensible y mejorar la rosácea de forma natural, sin tener que recurrir a los fármacos y dándole a la piel lo que necesita para mejorar.

CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL CON ROSÁCEA EN INVIERNO

Belén de Terra Tabú preparó 5 tips y aquí te los compartimos.

1. Aplicar varias veces al día agua de rosas. El hidrolato de rosas tiene principios activos descongestivos y antiinflamatorios, a su vez regula la temperatura, equilibra el ph y alivia la sensación de “fuego” en el rostro.
2. En la noche cuando estemos más relajados, aplicar compresas de manzanilla fría en la zona. Para eso podemos hacer una infusión y con un pañito de algodón o gasa y aplicamos la infusión fría en la piel y la dejamos reposar un rato.
3. Si aplicamos un sérum evitemos friccionar el rostro; es mejor aplicarlo con movimientos suaves o con rodillo de jade que alivian la piel.
4. No exfoliemos la piel si estamos atravesando un periodo de rosácea intensa. Los exfoliantes pueden ser abrasivos cuando estamos en un momento muy sensible.
5. Tratemos de regular el estrés en la rutina diaria. Nuestro cuerpo nos da señales y se expresa a través de nuestra piel. Observar y tratar de crear un momento de relajación en el día influye favorablemente en nuestros procesos inflamatorios.

Te dejamos aquí nuestra selección especial para las pieles con rosácea.

Nos leemos pronto, abrazo grande!

Da Naturaleza

¿Te gustaría compartirlo?

Deja una respuesta